FANELIE CARREY-CONTE, DIPUTADA DE PARIS: “LAS BATALLAS QUE SE PIERDEN DE ANTEMANO SON AQUELLAS QUE NO SE LIBRAN”


Lundi, 19 Mai, 2014
Logo

Fanélie Carrey-Conte fue una de las firmantes del llamamiento de 75 diputados socialistas que reclamaron al Presidente de la República que respete sus promesas. Con el derecho a voto de los extranjeros, ella desearía reforzar la participación electoral. La parlamentaria parisina nos recuerda que en Ille-de-France solamente el 20% de la población participa en las municipales. 

El compromiso para otorgar el derecho de voto a los extranjeros no comunitarios en las elecciones locales se tiene que concretar. Para mi es indispensable y no negociable.

Conocemos los argumentos y retos principales.

El sufragio universal no ha sido un elemento dijo en la historia de nuestro país, sino que ha sufrido numerosas evoluciones y ampliaciones (derecho a voto de las mujeres, apertura a los ciudadanos de países miembros de la UE…) y para el que una nueva etapa se hace, a día de hoy, imprescindible.

En Francia viven y trabajan más de dos millones de extranjeros extracomunitarios, que están en sus municipios y participan de su vida local, que pagan sus impuestos… ¿Qué razones pueden justificar que estas personas no puedan participar en la vida de sus territorios a través de las elección de sus representantes?

Una medida que, contrariamente a lo que se afirma desde la derecha del tablero político, no favorece la segregación, sino que lo combate, ya que son las diferencias de tratamiento lo que refuerza una organización segregada de la sociedad.

Un compromiso ligado a una visión de la ciudadanía que no se asocia sistemáticamente a la nacionalidad, cuestión importante por diferentes razones. Por una parte, muchas de las personas afectadas son ellas mismas padres y madres de ciudadanos franceses. En este sentido, la no participación de los padres influye en la decisión de los más jóvenes de inscribirse en las listas electorales y votar o no, a pesar que ellos si tengan el derecho de hacerlo. Por otra parte, la representatividad de los municipios y comunas con un porcentaje importante de población extranjera queda truncada por esta limitación del sufragio universal. A modo de ejemplo, en Ile-de-France, teniendo en cuenta la abstención, solamente el 20% de la población participa en las elecciones municipales.

Los argumentos a favor de aquello que fue un compromiso de la campaña del Presidente de la República son difíciles de discutir. A día de hoy, yo no menosprecio las dificultades de su aplicación, ligadas principalmente a la falta de una mayoría parlamentaria que permita modificar la constitución, así como una aprobación no segura si se somete a referéndum. Sin embargo, en el momento en que numerosos países, europeos o no, nos muestran su ejemplo, tenemos un deber de acción. Cuantas veces nos han dicho que esta promesa es un canto de sirenas de la izquierda que nunca ha aplicado. Y cuántas veces hemos respondido que esta vez era la buena. Yo no puedo asumir no estar en el inicio del proceso, y por eso soy favorable a dar la batalla desde hoy, para construir las condiciones que nos permitan tener la fuerza que nos conducirá a que una mayoría de ciudadanos apoyen este proyecto.

Fanélie Carrey-Conte. La diputada socialista del distrito número 20 de París, joven y comprometida, ha sido antes militante y responsable sindical en la organización estudiantil UNEF. Suplente de George Pau Langevin en las elecciones legislativas de 2012, lo sustituyó cuando este entró en el gobierno encargado del Éxito Educativo. Como ella dice, dentro de la mayoría presidencial “yo me comprometo a luchar por la igualdad y la justica, y a defender aquellas cuestiones que más me importan: la economía social y solidaria, el acceso de todos a la sanidad, la lucha contra la exclusión, el mantenimiento de una protección social fuerte o solidaria…”. 

Publier un nouveau commentaire

Le contenu de ce champ sera maintenu privé et ne sera pas affiché publiquement.